A la hora de escoger un revestimiento metálico podemos encontrarnos con un sinfín de opciones. Esto se debe a que este tipo de materiales son cada vez más usados porque aportan muchas ventajas estéticas y de funcionalidad. Con este material se puede lograr diseños conservadores y también innovaciones de vanguardia.

Sin embargo, entre tantas opciones ¿Cómo elegir la mejor? Veamos la respuesta.

El revestimiento más utilizado

El aluminio es un metal cada vez más usado en la arquitectura y en el diseño tanto de interiores como de exteriores. Este material ofrece hermosos acabados y al mismo tiempo brinda perdurabilidad porque es muy resistente. Por estos motivos es ampliamente usado en la construcción de espacios externos como terrazas o jardines. También se ha popularizado su uso para ampliar espacios del hogar como la cocina o el comedor o hacer un cuarto de juegos para los niños.

Es de recordar que las propiedades físicas del aluminio lo convierten en la protección ideal contra los embates del clima. Por eso los profesionales en la construcción lo prefieren como materia prima para construir ampliaciones de los espacios para disfrutarlos, incluso en invierno. De hecho, es de recordar que gracias a sus ventajosas características mecánicas, los paneles de aluminio pueden adaptarse a cualquier forma y diseño que se necesite. De esta manera se conectan para cubrir fachadas de diferentes formas y adaptadas al gusto de cada quien.

Además de lo anterior, los revestimientos hechos con este material cuentan con una gran relación resistencia peso. Lo que quiere decir que los sistemas de fijación elaborados con este material resultan poco voluminosos. Por eso pueden ser usados para ofrecer acabados naturales o reforzar algún estilo prediseñado y así, garantizar una buena estética.

Ventajas que ofrecen los revestimientos metálicos

Los productos fabricados con metales gozan de una aceptación tan popular porque aporta muchas ventajas. Los arquitectos los prefieren porque además de ser resistente es muy moldeable y porque obtienen acabados elegantes y sofisticados. Todos lo usan porque los diseños creados con metal pueden ofrecer décadas de durabilidad y requieren poco mantenimiento.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que las características del clima son un factor determinante. Por eso debemos asegurarnos de informarle al arquitecto cuales son las ventajas que esperamos obtener del revestimiento. En invierno deben ofrecer protección contra nieve, lluvias fuertes, granizo y a la vez permitir la entrada de mucha luz. Por su parte, en verano debe ser posible mover los paneles para permitir la entrada de aire fresco y disfrutar del paisaje externo sin bloqueos. Asimismo, las puertas y ventanas podrían ser corredizas para cerrarlas y encender el aire acondicionado. De esta manera se puede disfrutar de un espacio interior fresco aún en verano.

Una ventaja adicional es que el metal es resistente al fuego, lo que permite hacer los lugares más seguros ante un accidente de este tipo. Al respecto, es de recordar que las llamas no lo doblegan, pero es necesario informar sobre la calidad de resistencia que se desea obtener a este respecto. Gracias a esta característica (que ayuda a mantener seguras a las personas) los elementos metálicos son muy utilizados en los hogares y oficinas.

El aislamiento: un gran beneficio

Sí se desea tener un lugar aislado del ruido exterior, el revestimiento de metal es la opción correcta. Se pueden colocar rellenos para lograr que los espacios cerrados sean muy silenciosos. Adicionalmente, se puede elegir qué tanto deseamos aislar el sonido, lo cual dependerá del tipo y del grosor del relleno que se elija. De esta manera se disfrutarán espacios tranquilos sin molestos ruidos externos.

Para el aislamiento térmico se aplica una técnica similar. Cuando se desean tener espacios cálidos durante todo el año, sencillamente se colocan rellenos entre los paneles. Esto permite que la habitación quede aislada de los cambios de temperatura del clima exterior. A mayor relleno, mayor protección térmica, lo que facilita ajustar la temperatura deseada en el interior del recinto.

Es así, como los revestimientos de metal brindan protección contra los factores ambientales. En este sentido, los espacios pueden quedar aislados de la lluvia o el granizo, proporcionando además un ambiente silencioso y tranquilo. Adicionalmente, sí se desea, se agregan ventanas corredizas para poder tener contacto con el exterior sin necesidad de salir.

Obtener un excelente acabado

Es verdad que la elegancia y pulcritud de los acabados son muy importantes. Sin embargo, para garantizar la perdurabilidad de los mismos hay que tomar en cuenta un factor muy importante. Dicho factor es la contracción y expansión del metal utilizado. Hay que saber que los cambios de temperatura y presión influyen en las construcciones, de esta manera se controlan los daños que podría sufrir la estructura.

Una vez considerado lo anterior, entonces se pueden elegir diferentes tipos de acabados, según los deseos y necesidades de cada cliente. Sí se desea uno mate, liso y sin texturas tiene que elegirse el chorreado con arena; por otro lado, los acabados brillantes se obtienen con la técnica del cepillado. Por su parte, sí lo que se desea es un espejado, entonces se solicita un pulido extra. Así se obtendrá una superficie muy brillante. Para obtener un acabado extra protegido, uniforme y sin brillo, se solicita el polvo recubierto. Como una ventaja adicional, el color se puede elegir entre tonos prácticamente infinitos.

Es de recordar que el mantenimiento de cada uno de estos acabados varía; sin embargo, suelen hacerse de manera sencilla, por lo cual este tema no resulta un problema. Para obtener los mejores resultados solo hay que recibir asesoría sobre cuál es la manera de realizarle el mantenimiento al revestimiento que se ha elegido.

Un material y muchas posibilidades

Como ya hemos visto, utilizar revestimientos de metal otorga muchas satisfacciones como la protección y la perdurabilidad. Ahora, toca hablar de las posibilidades de diseño. Lo mejor de escoger este tipo de materiales es que se pueden diseñar una gama muy amplia de espacios y acabados.

Esto permite que cada quien diseñe su lugar adaptado a sus gustos y según las medidas que desea. Lo que garantiza el máximo disfrute de los espacios, ya sea creando unos nuevos o ampliando los ya existentes.